Noches de lluvia

Y así fue como, sola en la mitad de la noche, entendió que solo bastaba con ella misma para no caer en sus pesadillas y que la mano que la sujetaba en ese momento, realmente era la del amor hacia ese pequeño ser, que en su infinita inocencia desconocía cuanto pasaba a su alrededor.

(Visited 64 times, 1 visits today)

Deja un comentario