Auto-traición: Paseando por el mall

Esto de pasear por un centro comercial  es increíble. Millones de cosas que vuelan tu  imaginación, que hacen que desees  objetos que no necesitas y comas cosas que no te hacen bien. Por ejemplo hoy fui a sacarme una radiografía y luego -para hacer tiempo antes de ir a la casa de mi cuñada- decidí pasear por el gigante de mi ciudad: 2 cuadras con 4 cuatro pisos de altura más los estacionamientos subterráneos me llamaban con coloridos  descuentos y frases cliché creadas para hacernos caer en un endeudamiento cíclico. Luego de muchas vueltas y sujetar repetidamente la billetera arrancando de la tentación, vino algo inesperado… Hambre… Claro, sí me levanté a las 8:30 entre bañarse  y vestirse no alcancé a tomar desayuno… «la tripa  me bailaba». En ese momento se me vino a la cabeza que debería ir a casa a comer… ¿O comer en el mall? Mmm, difícil situación pues puede salir más caro además estaría contribuyendo a este gran mal que nos invade engordado mis caderas aun mas … Aunque volver al departamento implica que gaste  pasajes y compre pan.

Entonces, luego de sumar y restar, aquí estoy… tirando por la borda todo mi discurso de anti-consumo sumida en una culpa de auto-traición, que sólo puedo calmar con mi rico café de vainilla acompañado de un sandwich de jamón y palta…

image – Te odio Mall! … Ñam ñam… Te odio consumismo! Ñam ñam…

(Visited 44 times, 1 visits today)

2 Comments

  1. Jajaja, yo ayer a la mañana tuve esa misma tentación… y pude contenerme! Es que ves tantas cosas dulces y ricas, los olorsitos a comida recién hecha y quieras o no te da hambre! Bueno, ni hablar cuando vemos 48 locales de ropa, llenos de cosas HERMOSAS y nuestro animal consumista sale de adentro nuestro jaja. Que la fuerza te acompañe la próxima vez que vayas de shopping 😛

    Te esperamos por nuestro espacio, a nosotras nos encantó el tuyo 🙂 Esperamos que andes muy bien, abrazos!

    https://www.facebook.com/Enpocasspalabras

Deja un comentario