¡Ardilla!

¡ARDILLA!

Sé que en algún momento decidí que iba a ponerme a escribir temprano… pero con tanta interrupción quien puede concentrarse y no hablo de alguien en particular, hablo de «algo» que siempre me sucede: Resulta que soy distraída… sí, distraida, como el perro de UP que está hablando y derrepen…¡ARDILLA! y continúa como si nada hubiese pasado. Pues algo así he estado estos días ya que me he puesto a postear -en mi cabeza- cosas maravillosas que quiero comentarles y cuando me siento frente al notebook ¡Paf! se esfuman todas las ideas… ¿Ven? ya ni se de que iba este post… ah! si, de mis distracciones…. y ahora tengo a mi bebesaurio que se come todos mis momentos, porque ya no son mios, son de él. Él y sus sonrisas cautivantes, su alegría cuando le digo que «mami está feliz pues hizo caquita»…. Si sé, para quien no tiene hijos es denigrante, pero ya no me afecta, me considero una «mami lechera» feliz de ver caquitas y de no poder concentrarme viendo una pelicula pues él me mira con una sonrisa de oreja a oreja, que me deja embobada preguntandome si me veo chistosa desde abajo, o le causa gracia que él haya terminado y yo siga con el pecho descubierto o ¡qué sé yo!

Eso. Me tiene embobada, ya casi no hablo de otra cosa: ropita kawai, precio de pañales y sus logros -que quizás son los mismos de toooodos los bebes de su edad- hermosos y abismantementes irreales.

Y nada mas. Tenia pensado hablar sobre algo que no fuera mi niñito, pero Hey! que mas da, esta etapa se vive una vez y le sacaré el jugo… Ahora está llorando y no puedo ser tan mala madre y seguir escribiendo… y sigo… y sigo jajjaja//////////// Volví. Y eso…. soy distraída.

Nos leemos pronto

 

(Visited 118 times, 1 visits today)

2 Comments

Deja un comentario